Todo avance social acarrea un perjuicio y normalmente, en nuestra sociedad altamente informatizada, los malware y virus informáticos son uno de los mayores quebraderos de cabeza a los que nos enfrentamos.

En su origen, no fueron diseñados con un fin pernicioso, más bien molesto, pero con el tiempo se han ido sofisticando y cada vez afectan a un mayor número de dispositivos. Según datos de las empresas de seguridad, el año pasado se infectaron más de 16 millones de aparatos y las cifras van en aumento en comparación con las 6000 aplicaciones infectadas cada día en el segundo trimestre del 2015, lo que supone un incremento del 30% con respecto al año anterior.

Como es de esperar, los smartphones tampoco están fuera de peligro. Puesto que su conexión a la red es casi permanente, están más expuestos a los virus informáticos que procuran, sobre todo, obtener dinero rápido. Para ello buscan accesos a cuentas bancarias, suplantan identidades (phishing), e incluso pueden llegar a pedir un rescate económico por archivos de nuestro propio dispositivo, ya sea móvil, o un ordenador convencional.

Pero donde los virus informáticos pueden causar sin duda mayor detrimento, es en una empresa u organización. Podría suponer una pérdida de la privacidad de los datos que maneja la empresa, además de espiar su actividad y deteriorar el rendimiento de su equipo informático.

El departamento técnico es el que debe encargarse de proteger los ordenadores adecuadamente con un software antivirus y un cortafuegos eficaz, pero los empleados deben contribuir también a facilitar esta tarea teniendo en cuenta unas premisas básicas:

  1. Descarga siempre desde aplicaciones o programas oficiales. Desconfía de todos aquellos enlaces externos que inviten a instalar aplicaciones y de ficheros que le lleguen a través de correo electrónico.
  2. Es recomendable usar contraseñas fuertes y realizar copias de seguridad periódicamente para tener algo a lo que acogernos en caso de pérdida o robo.
  3. Controlar los permisos que solicitan las aplicaciones al ser instaladas y desconfiar siempre si observamos algo sospechoso.
  4. Proveer también a nuestros smartphones de algún antivirus, especialmente si desde él manejamos datos de la empresa.
  5. No compartir ni manejar información importante desde redes de Wi-Fi públicas.

Aplicar estas recomendaciones puede mejorar la seguridad de su compañía, pero recuerde que los antivirus, aunque estén actualizados, solo alcanzan a detectar un tercio de los posibles malware. Los ciberdelincuentes tienen una gran inventiva en las estafas a través de internet, por lo que la recomendación principal es que mantengan una actitud de alerta y analicen cada sitio antes de hacer clic.

NUEVA NORMATIVA: En virtud de la nueva Reglamentacion General de Protección de Datos (RGPD), te solicitamos que leas nuestra Política de Privacidad.

Utilizamos cookies DE TERCEROS para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí, en la que además encontrarás la forma de configurar tu navegador web para el uso de cookies. Aceptar