Por Pablo González, CEO de The Salmon Factor.

Vinicio y Tom no son sólo unos coloridos personajes animalizados que simbolizan la flora y la fauna de Río de Janeiro, sino también representan el escenario internacional del verano, el mayor evento deportivo de 2016. Este año el bautizo de estas mascotas no ha sido producto de la casualidad, sino que sus nombres son fruto del sufragio popular que se ha realizado a través de la web. Un total de 323.327 votos, el 44 % de los electores, escogieron homenajear a los músicos Vinicius de Moraes y Tom Jobim, grandes del movimiento Bossa Nova, que compusieron a dúo el afamado tema “Garota de Ipanema”.

Este evento deportivo de gran interés mundial ha traspasado las fronteras terrenales y es tendencia en el plano cibernético, causando unos niveles de interactuación de las masas insospechados.  ‘Masas’, término que acuñó y teorizó McLuhan que a pesar de ser aparentemente simple, hoy conforma una compleja realidad en la era de las cuatro pantallas.

La tesis de que el medio es el mensaje ha evolucionado. En la sociedad red las personas son al mismo tiempo medio y mensaje. Se estima que este año el 76 % de la población mundial sintonizará la televisión en algún momento para ojear las Olimpiadas. Esto supone un 3.6 millones de televidentes a nivel mundial, de los que el 85 % se espera que empleen dispositivos adicionales mientras observa los Juegos Olímpicos, según datos de Social Times.

Las marcas no pueden obviar este momento único para llegar a la opinión pública y se suman a la conversación para ganar el oro en Río realizando una estratégica gestión de sus perfiles sociales. A través de dispositivos como el Smartphone o la tablet los usuarios buscaran información adicional, y, sobre todo, participaran en las redes sociales. Los Juegos Olímpicos son una buena oportunidad para ampliar el target. Cada sector puede sacar partido de los Juegos Olímpicos y las posibilidades son casi ilimitadas, como las infinitas combinaciones numéricas que se pueden representar con el sistema binario.

El fenómeno multipantalla podría lograr su mejor pulso en estas olimpiadas. Los perfiles sociales de los Juegos Olímpicos suman alrededor de 33.9 millones de seguidores y la mayoría de ellos participan de forma activa en Internet mientras ven los Juegos Olímpicos, lo que generará más de 2.000 millones de impresiones a través de Facebook, Twitter e Instagram, según ha estimado el Comité Olímpico Internacional.

Unirse a la conversación y adaptar los mensajes a la audiencia no sólo en función de los acontecimientos de los juegos sino también en la previa, ha supuesto que las marcas relacionen y se identifiquen con las Olimpiadas. Las publicaciones que han lanzado los usuarios a través de las redes sociales han servido de guía para que las marcas ajusten los mensajes en función de los intereses sociales.

Estos juegos serán más digitales y sociales que nunca, y la plataforma escogida por las marcas para la promoción ha variado en función del público al que ha deseado dirigirse. Según un estudio realizado por Crowdtap:

  • Mientras que Facebook es la plataforma líder en los adultos (mayores de 35 años), los jóvenes prefieren plataformas emergentes y la transmisión en vivo.
  • Snapchat e Instagram es la plataforma de facto para los millennials.
  • Los millennials son dos veces más interesados en la conversación que rodea a los juegos que el resto de usuarios. Se estima que el 32 % de los espectadores entre 18 y 24 años compartirán contenidos de los Juegos Olímpicos y tan sólo el 19 % entre 25 y 34 años y el 12 % de los espectadores mayores de los restantes (mayores de 35 años) interactuarán.

En función de la audiencia las marcas deberán elegir la plataforma en la que volcar los mensajes, así como adaptarlos a los intereses de sus seguidores. Alojamiento, comida, planes, equipamiento deportivo… Las marcas se han valido de este evento deportivo para segmentar al público y ofrecer consejos y sugerencias adaptadas a los Juegos de Río.

En The Salmon Factor sabemos que los Juegos Olímpicos es un momento ideal para que las marcas dirijan su propio partido. Las redes sociales, el uso de los móviles y las apps se encuentran más fuertes que nunca y el marketing mobile se ha convertido en un factor sustancial como eje paralelo al desarrollo de las Olimpiadas de Río. Las marcas tienen que mover bien sus fichas para destacar, empleando bien los recursos que tienen a su alcance y gestionando de forma inteligente sus redes para ganar su oro en Río.

NUEVA NORMATIVA: En virtud de la nueva Reglamentacion General de Protección de Datos (RGPD), te solicitamos que leas nuestra Política de Privacidad.

Utilizamos cookies DE TERCEROS para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí, en la que además encontrarás la forma de configurar tu navegador web para el uso de cookies. Aceptar